Usted esta en: Inicio Sermones La Iglesia Como El Pueblo de Dios

Viernes, 29. Agosto 2014

La Iglesia Como El Pueblo de Dios Imprimir E-mail
Escrito por José Donaldo Sánchez   
Domingo, 14 de Noviembre de 2010 19:28

Texto Base.
Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas á su luz admirable. 10 Vosotros, que en el tiempo pasado no erais pueblo, mas ahora sois pueblo de Dios; que en el tiempo pasado no habíais alcanzado misericordia (1 Pedro 2:9-10 RV1909)

Introducción
Dios siempre ha querido tener un pueblo exclusivo dentro o en medio de los demás pueblos con el propósito de que sirva de ejemplo y de influencia hacia los otros pueblos, por eso en el AT Dios escogió al pueblo de Israel, pero este pueblo fallo en su propósito, ahora Dios ha escogido a la iglesia como su pueblo como un acto de misericordia y todos aquellos que dentro del pueblo de Israel confiesan a Jesús como Señor y Salvador también conforman este pueblo. Ahora veamos lo que implica ser el pueblo de Dios.

Somos un pueblo de gran calidad espiritual
Todo lo que somos no es porque somos mejores que los demás sino porque Dios ha tenido misericordia de nosotros. Lo que somos se lo debemos a Jesús. Pues vea lo que somos en Cristo
1.      Linaje
escogido. Esto quiere decir que tenemos los genes de Dios, que somos un pueblo de hijos del Dios todopoderoso, del Dios omnipotente, del Dios Santo, del creador del cielo, la tierra, el sol y la luna; también quiere decir que no somos cualquier cosa, que no somos del montón, que no somos chusmas, que Dios nos ha puesta en una posición de honor, que hemos sido restaurados a su imagen, que nos parecemos a Dios y que por eso nuestra autoestima debe estar en el nivel debido. Así que afuera sentimientos de inferioridad, no eres cualquier cosa, no te sientas menos y cuando eso suceda recuerda que eres linaje escogido. Somos un pueblo de gran calidad espiritual porque también somos:
2.      Real
sacerdocio
El ser real sacerdocio significa que somos un pueblo de intercesores a favor de la gente. Eso quiere decir que debemos superar la actitud de solo orar por mi vida, debo de clamar y rogar por la demás gente. El señor quiere que levantemos manos santas y que oremos por todos los hombres y por todas las autoridades espirituales y seculares para que vivamos quieta y reposadamente y para que los hombres encuentren salvación en Cristo Jesús. Ya basta pueblo de Dios de estarnos quejando mucho por las autoridades, es tiempo de ejercer nuestra responsabilidad y empezar a ejercer el sacerdocio que es la intercesión por las autoridades y por todos los hombres. Jesús llego al Templo e hizo una cuerda y en un acto de violencia derribo todo el negocio que había en el templo y sentencio; Mi casa, casa de oración será llamada. Así que Pueblo de Dios, dejemos la pereza y la indisciplina y empecemos a ser hombre y mujeres de oración a favor de la demás gente. Nuestras oraciones deben ser reales, sinceras, desde lo profundo de nuestro corazón y con una preocupación grande por la gente que está en nuestro alrededor. Jesús fue y es un gran intercesor, Moisés también intercedió por el pueblo y por eso Dios no lo destruyo. Dios reclama intercesores y por eso nos ha constituido como un pueblo intercesor. hermano y hermana ¿Qué tal eres como intercesor? Ora, ruega, clama por la gente, eso es lo que Dios espera de nosotros. Somos un pueblo de gran calidad espiritual porque somos:
3.      Gente
Santa
hemos sido justificados, regenerados y perdonados y nos hemos consagrado solo para Dios, estamos en el mundo pero no somos del mundo, estamos en el mundo pero no debemos dejarnos influenciar por este siglo sino que renovamos nuestra mente con la Palabra de Dios y así comprendemos que la voluntad de Dios para nosotros es buena, agradable y perfecta. Somos un pueblo que hemos renunciado a los ídolos y vivimos solo para Dios, somos un pueblo que renunciamos a la impiedad, a la carne y sus deseos, un pueblo que repudiamos y denunciamos la injusticia, el soborno, la corrupción y la mentira. Somos un pueblo de gran calidad espiritual porque somos un;
4.      Pueblo comprado con sangre.

tenemos un valor incalculable, valemos la sangre de Jesús, tu vida en Cristo no tiene precio, si tuviéramos que vender todo el universo para comprar tu vida, no se podría;  tu vida solo podrá comprarse  con el precio que tuvo que pagar Jesús por ti y por mí en la Cruz. Así que somos caros, súper carísimos, híper carísimos. Y lo caro es de buena calidad y refiriéndonos a nosotros como pueblo de Dios somos un pueblo de una gran calidad espiritual por eso:

Somos un pueblo llamado a anunciar las virtudes de Jesús
como pueblo de Dios tenemos la responsabilidad de anunciar las virtudes de Cristo, así que debemos conocerlas e imitarlas para anunciarlas, entre estas están:
1.      Humildad
y mansedumbre. (Mat.11:29) “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” Dios con todo su gloria y majestad, se hizo hombre y su humildad fue hasta lo sumo. Si Dios es humilde con toda su gloria y majestad es una tontera de parte del ser humano ser altivo y soberbio. 
2.      Amor. (Juan.15:13) “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por  sus amigos” sin comentarios, su amor es indiscutible.
3.      Santidad
. (1Ped.2:22) “el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca” tentado en todo pero no cayó en la trampa del diablo.
4.      Sabiduría
. (Lucas.2:52) “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres” desde niño estaba creciendo en sabiduría.
5.      Obediencia pronta y puntua
. (Fil.2:8) “y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” aprendió a ser obediente, esto nos dice que debemos aprender a obedecer lo que Dios nos manda y exige.
6.      Verdad
.  (1Pedro.2:22) “El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca” toda mentira blanca es una mentira negra. El decir la verdad muchas veces uno se mete a líos, pero a Jesús no le importo. Esto le llevo a la cruz.
7.      Paciencia
. (Mr. 15:29-32) Cuando le hablaron sarcásticamente en la cruz Jesús dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lc. 23:34).
Paciencia: significa “perseverancia en las pruebas”.
 La paciencia es la cualidad que no se rinde ante las circunstancias o las Prueba. Es una mas de las tantas virtudes del Maestro, notemos:
a. no tomaba represalias apresuradas ni castigaba con rapidez.b. se mostraba misericordioso y no iracundo al tratar con hombres débiles
c .no “tiraba la toalla” precipitadamente
8.      Misericordia
y compasión. Marcos 6:34: “Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas sin pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas. Jesús  ve a la gente desorientada, ciegas, sin rumbo y su compasión le mueve a enseñar.
9.      Justicia. (Lucas.20:21) “Y le preguntaron, diciendo: Maestro, sabemos que dices y  enseñas rectamente, y que no haces acepción de persona, sino que enseñas el camino de Dios con verdad” cuando entro al templo dijo que lo habían convertido en cueva de ladrones, refiriéndose a los abusos de los precios en las ventas de esos mercaderes. Su celo por el templo y por la justicia le consumía. También vemos que Jesús ve a las personas por igual no importando su raza, y su condición.
Memorice estas virtudes, vívalas y anúncielas a todo aquel que pueda porque como pueblo de Dios tenemos este llamado sagrado.

Somos un pueblo gobernado por Dios.
Somos un pueblo adquirido por Dios donde antes no éramos su pueblo pero que ahora por su misericordia en Jesús lo somos. Por consiguiente estamos bajo su gobierno. El es el rey, El Señor, el presidente de nuestras vidas, el jefe. La voluntad de Dios debemos hacerla como se hace en el cielo, el reino de Dios debe estar en nuestros corazones. Para eso debemos

 Engrandecerlo. María dice: "Mi alma engrandece al Señor". Como cuando inicia y termina la oración modelo: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre y termina porque tuyo es el reino, el poder y la gloria.

Regocijarnos en El. "Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!" (Fil. 4:4). Como pueblo de Dios nos regocijamos en él. No cabe en nosotros la murmuración, sabemos que todas sus decisiones y acciones son para nuestro bien y descansamos en El.

Someternos a su autoridad y a sus autoridades delegadas.
Dios espera de su pueblo sumisión y la rebeldía solo es justificada cuando las autoridades humanas nos impiden adorar y servir al único Dios verdadero y a Jesucristo.

Cumplir con nuestras responsabilidades con su reino.

Jesús dijo: busca primeramente su reino y su justicia; esto es ser obediente a los mandatos de Dios, servir en su reino con nuestros dones y recursos económicos.
Hablando de contribuir con recursos económicos para su reino Dios ha establecido que sea a través de los diezmos y ofrendas; en referencia a esto Jesús dijo: dad al cesar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios. Y es que como pueblo de Dios tenemos dos responsabilidades, pagar nuestros diezmos y ofrendas para el reino de Dios y pagar los impuestos civiles. A propósito de esto, ahora mismo se está aprobando una ley donde se le está exonerando de impuestos a la iglesia evangélica, soy un pastor que no está de acuerdo con ese artículo de esa ley porque como pueblo de Dios tenemos el mandato de nuestro Señor Jesús de pagar los impuestos, creo que nadie tiene que tener privilegios de exoneración de impuestos, mucho menos la iglesia porque nosotros anunciamos la virtud de la justicia y porque somos los profetas de Dios donde debemos denunciar las evasiones fiscales del fisco y si nosotros no pagamos impuesto que cara tendremos para levantar la voz hacia aquellos empresarios que no los pagan. Para el bien de todos debemos pagar los impuestos. Al cesar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios.

Conclusión

La iglesia del Nazareno acertadamente nos ha dado tres valores medulares que nos definen como y quienes somos el pueblo de Dios y estos tres valores son:
Somos un pueblo Cristiano
Somos un pueblo de Santidad
Somos un pueblo Misional (misionero)
Esto quiere decir que nuestra identidad es Cristo, que nuestro modelo es Jesús y todo lo que somos se lo debemos a Él, su sangre nos ha limpiado de todo pecado y nos ha preparado para responder al llamado de anunciar, de ser misionero de sus virtudes.
Por lo tanto como PUEBLO debemos despertar una actitud comunitaria y superar el individualismo. Somos una comunidad, miembros de un pueblo, desarrollemos pues una responsabilidad comunitaria, esto quiere decir que como un equipo cumplimos nuestro propósito de anunciar las virtudes de Jesús y como pueblo de Dios nos regocijamos en el Señorío de Jesús. Elevamos una voz de gratitud a Dios por darnos el honor de llamarnos linaje escogido, por ponernos como intercesores de los hombres, por comprarnos a precio de sangre y por santificarnos para responder al llamado de anunciar las virtudes de Jesús.  Gloria a Dios por su misericordia hacia nosotros y repito la alabanza de maría “mi alma engrandece al Señor y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Amén.

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

Última actualización el Domingo, 14 de Noviembre de 2010 19:44