Usted esta en: Inicio Sermones La Critica

Sábado, 19. Abril 2014

La Critica Imprimir E-mail
Escrito por José Donaldo Sánchez   
Domingo, 18 de Julio de 2010 18:41

Texto Base. Mateo 7:1-6 No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? !!Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.

Introducción. ¿A cuantos de ustedes les gusta que les critiquen? A nadie le gusta ser criticado, especialmente cuando es una critica motivada por el odio y el resentimiento hacia uno, pero lo sorprendente es que yo he observado que a nosotros si nos encanta criticar y hablar de los demás. La crítica es sana cuando es hecha con amor y con un deseo de ayudar a los demás, esto nos motivará a se realizarla con sinceridad y buena fe, este tipo de critica no es prohibida; es dañina y perversa cuando criticamos por odio y resentimiento. En Honduras y el mundo vemos como en los medios de comunicación abunda la critica motivada por el odio y el resentimiento. Ese tipo de critica dañina esta prohibida para nosotros los discípulos de Jesucristo. Les hablare de la critica dañina y la sana para que decidamos hoy, no dañar a nuestros hermanos por faltas pequeñas sino que con amor y compasión nos ayudemos mutuamente a ser mejores.

Hablemos de la critica dañina
Primero debemos estar bien claro que esta prohibida para nosotros la critica dañina
; no juzguéis. Dios quiere que entre nosotros nos edifiquemos y nos ayudemos mutuamente y no permitirá que critiquemos de mala fe a los hermanos. Esta prohibido criticar de mala fe a un hermano, es prohibido. Si violas esta prohibición debes estar seguro que seras tratado de la misma manera.

La critica dañina es como un bumerang. No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. La critica dañina no le hace un bien a nadie, ni al que la hace porque la justicia lo tratara a él de la misma forma. Siendo un poco mas realistas la critica dañina es influenciada por el diablo ya que este ser no desea nada bueno para nadie, y de eso estamos seguros, que la critica negativa hace daño hasta al que la realiza. En la iglesia, una de las personas que es sujeto de critica es el pastor, tengamos cuidado de que no sea una crítica dañina porque no ayudará al pastor ni a usted. Hermanos; ustedes siempre recibirán lo que dan, si damos una sonrisa recibiremos una sonrisa; critique dañina-mente y sera criticado dañina-mente. Sino nos gusta que nos critiquen dañina-mente no critiquemos dañina-mente. Jesús quiere evitar eso en nosotros sus discípulos, por eso el dice no juzguéis para que no seas juzgado.

La critica dañina exagera el mal o el defecto del otro. El que critica dañina-mente no ve paja en los demás, ve una gran viga. Exagera las cosas de otros, ve mas de lo que realmente es en la vida de otros. Hermano y hermana cuida-te de la exageración, trata de ver las cosas tal como son y no aumentarle a los hechos. Las palabras mas usadas para la exageración son: nunca y siempre. Palabras como aquí no hay comunión, todos son hipócritas, aquí no hay amor llevan el tono de nunca y siempre. Por ejemplo: un hermano llego tarde el domingo al culto y yo le digo; siempre llegas tarde. Allí estaría exagerando porque ese hermano no siempre llega tarde sino ese domingo. Otro ejemplo. Yo el año pasado me rebele a la autoridad de la iglesia, no quise hacer mi entrevista pastoral por ciertas razones que no vienen al caso mencionar aquí, y supongamos que uno de ustedes diga: tenemos a un pastor rebelde o el pastor es rebelde. ¿como cree que me voy a sentir? Muy mal, porque me esta haciendo una critica dañina ya que esta exagerando. Exageran porque yo no he sido rebelde, sino que tuve un acto de rebeldía, yo he tenido un historial de sujeción a mis autoridades y por un acto de rebeldía usted no puede acusarse de rebelde porque ataca a mi persona y no la conducta que tuve. Hermanos no es lo mismo decir eres tonto con decir has hecho una tontería, no es lo mismo decir nunca haces nada bueno con has hecho mal ese sermón, no es lo mismo decir ese pastor nunca predica bien con decir hoy no predico bien el pastor. La critica exagerada generaliza, no es especifica. Hay que eliminar la lupa como instrumento para ver a los demás y en ves de eso demos ser específicos. No veamos un burro donde hay una hormiga.

La Critica dañina hacia otro podría ser un retrato de lo tu eres. Muchas veces los defectos que miramos en los otros es un retrato de lo que nosotros somos. Jesucristo nos hace esta pregunta ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? El dice que dejemos de ver los defectos de nuestro hermanos y comencemos a ver los defectos nuestros. Para ilustrarle mejor este punto escuchen esta anécdota.
El Dr. James Dobson dijo que había un compañero en la escuela al que él odiaba completamente, y que el muchacho también lo odiaba a él. Todo el tiempo en la escuela no pudieron soportarse. Tiempo más tarde el Dr. Dobson se encontró al tipo en una convención, y él sabía que iba a tener que enfrentarlo. Así que, escribió las cosas que le irritaban y le disgustaban acerca del tipo. Entonces cuando lo encontró le dijo, “¡sabe tengo que confesarle que cuando estaba en la escuela, lo odiaba por éstas razones!” Entonces comenzó a leerle todas las razones del porque lo odiaba. El tipo respondió diciendo: “¡Bueno, yo también lo odiaba por las mismas razones!” El Dr. Dobson dijo que vio de nuevo sus razones y reconoció que se estaba mirando al espejo.

Los defectos que nos molestan de otras personas, podrían ser nuestros defectos
Un viajero llego a una ciudad grande y le pregunto a un anciano que estaba sentado a la orilla de la calle. ¿como es la gente de esta ciudad?

-¿como eran allá, de donde usted viene? - pregunto el anciano

  • Terribles -contesto el viajero-. Desconsiderados, deshonestos, detestables en todo sentido.

  • Ah -dijo el anciano- esa es la clase de gente que va a encontrar en esta ciudad. Cuando acaba de irse el viajero llego otro sobre la gente de esa ciudad. De nuevo el anciano le pregunto como era la gente de la ciudad de donde el venía.

  • Eran gente honesta, decente, trabajadora y generosa -declaró el segundo viajero-. Me dio tristeza dejar el lugar.

  • Pues esa es la misma clase de gente que encontrara aquí -respondió el anciano.

La manera como vemos a los demás es un reflejo de nosotros mismos. Así que es mejor que nos evaluemos muy bien porque de no hacerlo estaríamos en hipocresía. Unos niños al ver a su abuelo que esta dormido le untaron queso con un olor bastante fuerte en el bigote y al despertarse el anciano empezó sentir un mal olor, luego se sentó en el sofá y con asco dijo: !algo apesta! Se fue para la cocina y después de oler por todas partes dijo: aquí todo apesta. Salio afuera a recibir aire pero al abrir la boca volvió a percibir el mal olor y se lamento diciendo: !todo el mundo apesta! Hermanos antes de criticar dañina-mente a otro debemos de examinarnos nosotros mismos porque quizá somos nosotros mismos que apestamos.

Veamos la critica Sana
Para criticar sanamente mírese a usted mismo con cuidado y haga correcciones.

Tenemos que ser críticos de nosotros mismos antes para ayudar a los demás. Debemos sacar un tiempo para reflexionar sobre nuestra vida. Hay que ponernos frente al espejo y mirarnos con cuidado hasta que estemos conscientes de quienes somos y dejar de ver la paja en el otro y mirar con cuidado la viga en nosotros, tenemos que sacar la viga de nuestro propio ojo y después sacar con amor y compasión la paja que esta en el hermano. En las criptas de la abadía de westminster, se encontraron las siguientes palabras escritas en la tumba de un obispo anglicano que vivió en el siglo XI: cuando era joven y libre, mi imaginación no tenía limites y soñaba con cambiar el mundo. Al volverme más viejo y sabio, descubrí que el mundo no cambiaría, así que cambié mi visión y decidí que solo cambiaría mi país, pero después de un tiempo esto también pareció imposible. Al llegar a mis últimos años, en un ultimo intento desesperado, me contente con cambiar nada mas que a mi familia, los mas allegados a mí, pero he aquí que ninguno quiso acceder. Ahora en mi lecho de muerte me he dado cuenta de lo siguiente: si tan solo me hubiera cambiado a mi mismo, entonces con mi ejemplo habría cambiado a mi familia, a partir de cuya inspiración y ánimo, habría sido capaz de mejorar mi país, y quien sabe, hasta habría podido cambiar el mundo entero. Debemos mirarnos a nosotros mismos y cambiarnos a nosotros mismos antes de criticar sanamente.

Aquí el proceso para ser un critico constructivo. Vea su viga, saque su viga y luego con amor vea BIEN la paja del hermano y luego saque-la con compasión del hermano. Solo así ......verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano -Verso 5. si usted no se mira a usted mismo con cuidado va a ver cosas que no son en la vida del otro, usted va a exagerar, usted cae en la hipocresía, usted hará un una critica falsa y desmedida. El consejo sabio de Jesucristo es VÉASE usted mismo y CÁMBIESE a usted mismo primero.

Para criticar sanamente usted tiene que estar dispuesto a intentar o hacer mejor lo que critica.
Todas las asociaciones y todas las iglesias están llenas de personas dispuestas a criticar desde sus puestos, y aun sillones, de miembros, pero que no están dispuestos a asumir ninguna responsabilidad. Es fácil criticar desde la silla, es fácil para un miembro criticar al pastor pero no esta dispuesto a asumir la responsabilidad de pastor. Es como en los estadios, que desde la gradería hay muchos críticos pero si se bajaran a la cancha a jugar por el criticado no lo harían mejor que él.

La critica es de buena fe si se esta dispuesto a intentar o hacer mejor lo que se critica. Si usted no esta dispuesto a hacer lo que critica es una critica dañina.

La critica sana se realiza personalmente.
Si miras una paja en en el hermano puedes quitársela solamente si lo haces con amor y compasión después de que tú te has mirado a ti mismo con cuidado. Criticar a las espaldas del criticado es inaceptable, si es una critica saludable y llena de amor hablarás con la persona y no lo andarás de boca en boca. O por lo menos si se lo dices a alguien más, que ellos perciban que lo dices con preocupación, y con deseos de ayudar al que estas criticando, que la gente que te escucha sienta que deseas de todo corazón ayudar al que criticas y no que lo quieras perjudicar. Pero lo ideal y mas saludable es que si tienes una queja hacia alguien hables personalmente con él.

La critica sana requiere empatía.
La empatía es la capacidad de compartir los sentimientos de otros, para hacerlo primero uno debe de ser consciente de los sentimientos de uno mismo como los de la otra persona. Cuanto mejor conozca usted sus propios sentimiento mejor podrá conocer los de otros, conocer los sentimientos de otros desarrolla en usted sensibilidad, esto es lo que significa ser considerado hacia los demás. No critique a los demás hasta que no haya logrado empatía con ellos, no critique a los demás hasta que no haya logrado ponerse en sus zapatos. Criticar sin empatía nos llevara a hacer criticas insensibles y ásperas por cosas pequeñas que no ayudaran para nada sino solo traerá daño al hermano. Y usted ya sabe que ese tipo de critica esta prohibida por nuestro Señor.

Conclusión: No juzguéis para que no seas juzgado es el mandamiento mas olvidado y quebrantado con frecuencia, espero que de hoy adelante lo grabemos en nuestro corazón y empecemos a obedecerlo.

Dios quiere que nos cuidemos el honor los unos a otros. Cuidado con arruinar la reputación de algún hermano. El que no quiera entender, aceptar ni obedecer este mandamiento es como darle lo santo a los perros y las perlas a los cerdos.

Concentre-monos en nuestros propios defectos del carácter para corregirlos y con amor y la ayuda de Dios ayudemos a los demás a mejorar.

 

Comentarios
Buscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

3.26 Copyright (C) 2008 Compojoom.com / Copyright (C) 2007 Alain Georgette / Copyright (C) 2006 Frantisek Hliva. All rights reserved."

Última actualización el Domingo, 18 de Julio de 2010 18:53